lunes, 5 de diciembre de 2011

Fundamento teórico #4: Sensibilidad ISO








Los tres elementos que controlan la exposición de una fotografía son: la apertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO.

En fotografía analógica, la velocidad ISO venía impuesta con cada carrete, por lo tanto, para las 36 o 24 fotos del mismo, este valor era fijo y solo podíamos jugar con los otros dos parámetros.
Con la llegada de las cámaras digitales, la sensibilidad ISO puede ajustarse foto a foto, teniendo entonces las tres variables para ajustar la exposición de la fotografía disponibles, dándonos muchas más posibilidades.

Pero ¿qué es la sensibilidad ISO?

La sensibilidad ISO está asociada al elemento sensor de la cámara, ya sea la película o el  sensor en las cámaras digitales.

Aunque se suele referir al mismo concepto, la física detrás de cada tipo de fotografía, digital o analógica es diferente.

Es verdad que para entender la sensibilidad ISO en profundidad deberíamos entrar en propiedades físicas y comprender términos como la relación señal-ruido, pero aquí no quiero dormir a nadie.

De manera muy sencilla, diremos que la sensibilidad ISO es la capacidad que tiene el sensor de la cámara para captar luz.

A valores bajos de la sensibilidad ISO, por ejemplo ISO 100 o 200, el sensor es menos sensible a la luz, su capacidad de captar luz es pequeña.

A valores altos de la sensibilidad ISO, por ejemplo ISO 1600 o 3200, el sensor es más sensible a la luz, su capacidad de captar luz es alta.

Con este vídeo simplemente quiero que comprendas que variar la sensibilidad ISO tiene efectos sobre la exposición y el ruido de una imagen. ¿A todo que es el ruido?

¿Qué es el ruido?

Esos granos o pixeles a lo largo de una imagen es lo que se conoce en fotografía como ruido.

A medida que subimos la sensibilidad ISO, el ruido también aumentará.

Como comenté antes:

A valores bajos de la sensibilidad ISO, por ejemplo ISO 100 o 200, el sensor es menos sensible a la luz, su capacidad de captar luz es pequeña, pero también lo es el ruido de la imagen resultante.

A valores altos de la sensibilidad ISO, por ejemplo ISO 1600 o 3200, el sensor es más sensible a la luz, su capacidad de captar luz es alta, pero también lo es el ruido de la imagen resultante.

Aquí también entra en juego la calidad del sensor de la cámara. A un mismo valor ISO, factores como la densidad de megapixels, tamaño del sensor, y calidad del mismo, nos dará mas o menos ruido.

Mucha gente le tiene demasiado respeto al ruido en una imagen, y a riesgo de que aparezca y aumentar el ISO, les resultan imágenes subexpuestas, que pueden ser fotografías con peor calidad que unas correctamente expuestas pero a ISOs más altas.

Por lo general deberemos disparar con el valor ISO más bajo que tenga nuestra cámara, garantizando que la foto nos sale correctamente expuesta, para los valores de velocidad de obturación y apertura de diafragma deseados.

Esto es así, debido a que velocidad y apertura, permiten conseguir efectos creativos, pero la sensibilidad ISO únicamente va a aportar mayor o menor ruido a la imagen.

Por último solo quiero decir que no hay que tener miedo a subir el valor de la sensibilidad ISO. Las cámaras actuales permiten obtener una calidad muy alta a ISO elevados, 1600, 3200, etc.

Solo recuerda disparar al ISO más bajo que puedas siempre y cuando la foto quede correctamente expuesta, y si por ejemplo tenemos que disparar a ISO 6400 no tener ningún reparo en hacerlo.

Ya saben que para cualquier duda disponen de nuestro correo electrónico: ask@rawtothebone.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario