viernes, 5 de octubre de 2012

Cámaras clásicas: Pentax Spotmatic

Muchos sabrán ya, que cuando comenzó mi afición por la fotografía de manera más sería, las primeras réflex que usé y con las que aprendí lo más básico (que mis primeras 10.000 fotos serían las peores, Henri Cartier-Bresson dixit) eran unas cámaras que había usado mi padre en su adolescencia.

Pues bien una de esas cámaras es esta magnífica Pentax Spotmatic.


Descúbrela en este segundo artículo de cámaras clásicas.



La Pentax Spotmatic es una cámara réflex de 35mm creada en el año 1964 por Asahi Optical Co. Ltd., que más tarde pasaría a conocerse como Pentax. En Estados Unidos se comercializó bajo la marca Honeywell, ya que este fue su importador oficial. En la cámara se podría ver serigrafiado Honeywell en vez de Asahi.



Fue la primera (o de las primeras) cámara que tuvo un sistema de medición de luz a través del objetivo (TTL ; Through the lens). Siendo un sistema de medición parecido al matricial actual, tomando información de todo la escena.


Está cámara dio lugar a muchas versiones posteriores, cada una con características añadidas, pero sin perder la esencia de la original. Todas ellas usaron la montura de rosca M42, que para alguien ahora acostumbrado a las monturas de bayoneta puede ser un martirio y a veces una desesperación…


El chasis de la Spotmatic sentó las bases de los modelos posteriores de Pentax, ya con bayoneta K y de las cuales tengo una que ya les traeré y que sí que  fue con la que saqué mis primeras fotos “en serio”.

Digo esto, porque la Spotmatic utilizaba para alimentar el exposímetro una pila de 1,35V de mercurio y que no se encuentran en la actualidad (están prohibidas, por ser muy contaminantes). Esto limitó el uso que le di a la cámara, ya que había que exponer totalmente a ojo o con la ayuda de un exposímetro de mano. 
Se pueden usar pilas de Zinc-Aire según algunos foros, pero nunca lo probé (o modificar la cámara a lo que nunca me animé).

Siempre recomiendo lo mismo, e incluso va en mi contra, ya que si me hacen caso, me será más difícil encontrar cámaras clásicas, pero si tienen la oportunidad de encontrar estas cámaras en un mercadillo de segunda mano, virtual o no, háganse con una.

Si es para decoración les encantará, pero sí es para usarla, les enamorará.





PD: Atención también al objetivo que monta: Un Super-Takumar 55mm 1.8 con una calidad (y un peso, que es de metal) impresionante, como casi todos los objetivos de esta marca ya desaparecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario